Caliente, caliente. El warm-up en Crossfit | CocoWod

Caliente, caliente. El warm-up en Crossfit

Realizar un correcto calentamiento antes de pasar al entreno del día es algo que todos los crossfitter saben que es fundamental. Calentar evita lesiones, pero hay más cosas que tener en cuenta.

El warm-up sirve para que el cuerpo pase de un estado de calma a otro de activación. Por eso es necesario subir las pulsaciones y aumentar el flujo sanguíneo. La idea es, no solo evitar las lesiones, sino aumentar el rendimiento en el WOD.

Pero la fase de calentamiento es algo que a veces nos tomamos como un trámite, ya que solo nos fijamos en los ejercicios del WOD del día que está escrito en la pizarra.

Hablar y conversar mientras se realiza el calentamiento ligero no es calentar. El calentamiento ligero es muy importante para arrancar bien la sesión, por eso hay que concentrarse, y un buen consejo es sentir cómo empiezan a actuar los músculos y las articulaciones. Sí, eso de oír cómo crujen algunas articulaciones. Después de estar todo el día sentados frente a un ordenador, las primeras sentadillas son un dolor.

Si el calentamiento ligero no se realiza bien, el riesgo de lesión en el calentamiento específico tiene alguna probabilidad de que ocurra.

El calentamiento específico lo ha diseñado vuestro coach para poner tono en aquellos músculos y articulaciones que más van a trabajar en el posterior workout ¿Cómo podemos saber si se ha realizado un buen calentamiento? Lo sabes tan bien como nosotros: cuando empieza a faltar el resuello a mitad del EMOM de turno, y piensas eso de “… pues si ya estoy así en el calentamiento, verás en el WOD…” Buena señal.

También es buena señal que, tras la sentadilla, y estando todavía en cuclillas, sea un martirio chino hacer rotaciones: es cuando suplicas poder ponerte de pie cuanto antes.

El calentamiento es el momento de avisar al coach si notas que algo no funciona. No es raro que calentando con unos single unders o box jumps, notes el típico pinchazo en gemelos o cadera. Para y observa.

Pero hay otro beneficio de un buen calentamiento: la preparación mental. Todos entramos en el box con la mente puesta en otras cosas, y el calentamiento específico sirve para centrar la mente en el entreno que viene a continuación. Se acabaron las charlas y bromas, hay que estar en lo que hay que estar.

Es curioso que, en un calentamiento con barra, sin discos, de unos push press, parezca que la barra pesa más que nunca, y al terminar el WOD de thrusters, con varios discos de kilitos, nos parezca que la barra no pesa cuando la devolvemos al rack: de eso se trata calentar.

Por último, cada atleta Crossfit es diferente, por lo que un calentamiento general en grupo puede que no sea perfecto para tus necesidades. Quizás tienes mayor riesgo de lesión en alguna zona de tu cuerpo que solo tú sabes bien, por ello es imprescindible que lo comentes con tu coach y que unos minutos antes de la sesión hagas un calentamiento más específico en esos músculos y articulaciones.

Lo dicho, hay que calentar bien, cuerpo, y también mente, para entrenar cada día más fuerte, por ello en este post os recomendamos este artículo que resume lo comentado.

¡Mucha fuerza!

 

Déjanos tu opinión